LECCIÓN 14: Los tipos de vibrato

 

leccion-14-los-tipos-de-vibrato           ¡Muy buenas a todos! Este mes quiero hablaros sobre un tema del que he visto que existen muchas dudas; el vibrato. El vibrato es esa oscilación del tono que podemos observar en la mayoría de estilos, normalmente mientras se mantiene una nota sostenida. Aunque esto no siempre es así. Hay cantantes a los que les gusta vibrar la voz siempre y otros que, por ejemplo, tan solo lo incluyen al final de las frases largas. Además, el vibrato puede producirse a distintas velocidades. Todo esto va un poco al gusto del artista. Sin embargo una cosa debe quedar clara: el vibrato debe ser en todo momento algo consciente, un efecto que debemos saber poner y quitar de nuestra voz a voluntad. Vamos a hablar ahora de las distintas formas de realizar vibrato que existen y sin son o no recomendables.

  • Vibrato de mandíbula. Con total seguridad, este es el tipo el vibrato más incorrecto y perjudicial que podemos hacer. Consiste en conseguir la variación de tono mediante un movimiento de la mandíbula. Además de resultar bastante extraño a nivel estético, el buen hábito de mantener la mandíbula relajada durante la fonación se hace imposible con esta técnica, provocando tensiones en la cara y el cuello.
  • Vibrato diafragmático o por oscilación del volumen. Al llevar intrínseca la palabra “diafragma” en el nombre, muchos pensarán que esta técnica de vibrato es correcta, pero lo cierto es que no lo es. Aún siendo mucho menos perjudicial para nuestra técnica vocal que el vibrato de mandíbula, el vibrato diafragmático también tiene sus inconvenientes. Este vibrato se consigue realizando rápidos golpes de diafragma mientras mantenemos una nota sostenida. Como resultado, dicha nota comenzará a tener oscilaciones de volumen, resultando en un efecto de vibración en la voz muy parecida al vibrato convencional. Pero, como os expliqué al principio, el vibrato debe ser el resultado de una oscilación del tono no del volumen. Además de esto, este tipo de vibrato carga a nuestro diafragma con una responsabilidad extra… ¡como si no tuviera suficiente ya el pobre!
  • Vibrato por oscilación del tono. Y por fin llegamos al vibrato que personalmente considero el correcto. Para realizar este vibrato, tan solo vamos a necesitar estar libres de tensiones y realizar pequeñísimas subidas y bajadas en el tono que queremos vibrar. Soy consciente de que resulta más fácil de decir que de hacer, pero todo el mundo será capaz de conseguirlo con un poco de práctica, no me cabe duda. Debéis tener especial cuidado con nos oscilar demasiado el tono, ya que esto podría derivar en micro-desafines que ensuciarían el resultado final de nuestra interpretación.

           Para acabar me gustaría destacar dos técnicas fundamentales para lograr el vibrato por oscilación del tono sin demasiados quebraderos de cabeza. La primera y más evidente es por imitación. Al igual que harías con cualquier otro adorno, escoge un canción que posea un vibrato claro y esté situado en una nota cómoda e intenta imitar al cantante lo más fielmente que puedas. Si esto no resulta, puedes optar por este ejercicio: Coloca un metrónomo a 60 bpm. Luego intenta realizar un vibrato en cada golpe, te será muy fácil. Cuando ya te salga, aumenta la cantidad a dos vibratos por cada golpe, siempre sin perder el ritmo. Continúa aumentando la cantidad de vibratos hasta llegar a seis, que sería la velocidad máxima recomendable. Con este sencillo ejercicio lograrás tu vibrato en unas pocas semanas, garantizado.

           Y esto ha sido todo por este mes. Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un abrazo y hasta pronto!

Manuel Edin

This entry was posted in Sin categoría and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*