LECCIÓN 15: Los miedos del cantante

leccion-15-los-miedos-del-cantante

           ¡Muy buenas a todos! Aprovechando que estamos en Halloween, hoy quiero hablaros sobre los miedos de los cantantes. Para ser más concreto, del fantasma que más nos asusta dependiendo de si somos hombre o mujer: la voz de cabeza masculina y la voz de pecho femenina. ¡Vamos a ello!

  • La voz de pecho femenina: Es muy común entre las chicas que vienen a mis clases el tenerle miedo a utilizar su voz de pecho. Ellas suelen estar acostumbradas tanto a hablar como a cantar muy bajito, con una voz suave, susurrada y dulce y tan sólo pensar en algo tan simple como producir un sonido potente y agresivo les parece impensable. Esto suele acarrearles problemas como molestias vocales provocadas por el exceso de aire, cansancio, incapacidad para mantener frases largas, dificultades interpretativas en determinados estilos y un largo etcétera.  La solución no siempre es fácil ya que, en ocasiones, este problema está relacionado por una falta de seguridad en sí mismas y el temor a que si cometen un fallo se oiga más fuerte. Por ello debe trabajarse este aspecto paralelamente a la técnica vocal si se quieren obtener resultados. Por último aclarar que aunque es lo más común, no únicamente las chicas pueden tener este problema y, del mismo modo, no por ser mujer vas a padecerlo.
  • La voz de cabeza masculina: En el lado opuesto se encuentra el caso de los chicos. A diferencia de ellas, estos suelen utilizar la voz de pecho para casi todo y, debido a la relación que guarda nuestra voz con aspectos socioculturales como la virilidad y la hombría, nos hemos encargado con el paso de los años de volverla cada vez más oscura, profunda y varonil. Como es normal, esto choca completamente con los primeros intentos de voz de cabeza, que suelen tener un sonido femenino, débil y aniñado. Al igual que en el caso anterior, la ausencia de voz de cabeza en nuestro registro nos ocasiona todo tipo de problemas como son la limitación en nuestro rango vocal, incapacidad para cantar a bajo volumen, acabar gritando las notas altas y, de nuevo, un largo etcétera. A los chicos les suele costar incluso más aceptar su voz de cabeza que a las chicas su voz de pecho y la mayoría de las veces ni siquiera creen que sea posible utilizar la voz de cabeza más allá de para cantar una frase en falsete. Del mismo modo, este problema tampoco es exclusivo de los chicos y tampoco por ser chico tienes que sufrirlo.

           Nadie pone en duda que vaya a ser difícil, ni que no vaya a requerir horas de ensayo y esfuerzo por vuestra parte. Lo que os puedo garantizar es que todos poseemos ambas voces y que el dejar de tenerles miedo y aceptarlas como otra zona más de nuestro registro vocal es el primer paso para dominarlas.

           Y esto ha sido todo por este mes. Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un abrazo y hasta pronto!

Manuel Edin

This entry was posted in Sin categoría and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*