LECCIÓN 7: La distorsión vocal

 

LECCIÓN 7 - La distorsión vocal           ¡Muy buenas a todos! Hoy quiero hablaros de un tema que muchos de mis alumnos, sobre todo aquellos que quieren dedicarse a cantar alguna rama del rock, me han estado pidiendo: la distorsión vocal. El roto de la voz o distorsión vocal no es algo que un estudiante de canto deba tomarse a la ligera. La principal causa de esto es que una mala ejecución de esta técnica puede arruinar tu voz para siempre. Por dicha razón, siempre aconsejo a mis alumnos no empezar a practicar esta técnica hasta haber cursado, al menos, tres años de técnica vocal y canto. Otro aspecto que me gustaría aclarar es el hecho de que algunas voces posean una distorsión natural. No voy a entrar a explicar la causa de esta, lo que sí quiero dejar claro es que esa distorsión no tiene nada que ver con lo que voy a hablaros hoy en este artículo; siendo la primera una característica tímbrica de algunas voces mientras que la segunda se trata de una técnica destinada a colorear una voz limpia con el fin de dotarla de un mayor cuerpo, potencia y agresividad. Por último me gustaría puntualizar que la técnica de distorsión que voy a proceder a explicar es la que yo utilizo, junto con algunos mis vocalistas favoritos, pero en ningún caso quiere esto decir que sea la única, la mejor ni la más utilizada. Una vez dicho esto, podemos comenzar.

           El primer paso para llevar a cabo una correcta distorsión vocal es comprender muy bien qué es y dónde se produce.  El roto de la voz es el fruto de la combinación de dos factores: un exceso de aire y la reducción del espacio por el que éste debe desplazarse para llegar a los resonadores de cabeza. Esto quiere decir que para lograr que la voz se “rompa” deberemos aumentar la cantidad de aire impulsado desde el diafragma, estrechar el espacio comprendido entre nuestro paladar blando y la parte trasera de nuestra garganta (a lo que comúnmente se le llama “cierre de paladar”) y hacer pasar dicho exceso de aire a través de este espacio reducido. El resultado de esta serie de movimientos musculares  será lo que comúnmente denominamos “distorsión vocal” o “voz rota”.

           Es importante subrayar que durante este proceso no deberemos NUNCA sentir molestias ni dolor en las cuerdas vocales, única y exclusivamente en el paladar blando y, tal vez, en la zona alta de la garganta (cerca de la campanilla).

           Un ejercicio que puede resultaros útil para lograr ese ronroneo que precede a la voz rota, es colocarnos contra una pared y empujarla con ambas manos emitiendo el típico gruñido de esfuerzo que a veces se nos escapa al levantar un objeto muy pesado. Si no sabéis a lo que me refiero daos una vuelta por el gimnasio de vuestro barrio y lo pillareis al vuelo.

           Para terminar me gustaría daros algunos consejos que, si bien algunos no están directamente relacionados con la ejecución del roto, sí que os facilitaran mucho las cosas y evitarán posibles lesiones mientras lo estáis practicando:

  • Procura permanecer lo más relajado/a posible.
  • Practica con el registro medio antes de atreverte a romper notas altas o graves.
  • Asegúrate de enviar el exceso de aire al paladar blando y no a la garganta.
  • No rompas nunca una nota que no puedas cantar con comodidad en limpio.
  • La distorsión vocal requiere un exceso de aire no un exceso de fuerza.
  • Y por último y más importante:

No quieras aprender a romper lo que aún no has aprendido a cantar.

          Y esto es todo por esta vez. Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

NOTA: Para la creación de este artículo puede haberse utilizado material original de especialistas en técnica vocal como Graham Hewitt, Myriam Alió o Alain Concepción.

This entry was posted in Sin categoría and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*