LECCIÓN 1: El instrumento vocal

LECCIÓN 1 - El Instrumento Vocal

           ¡Muy buenas a todos! En esta, mi primera lección teórica, me gustaría hablaros sobre el único instrumento que nunca vais a poder olvidaros en casa, la voz. Del mismo modo que una guitarra se divide en tres partes fundamentales (cabeza, mástil y caja) el instrumento vocal también consta de tres grandes partes, o mejor dicho aparatos, que nos resultará de gran utilidad conocer en nuestra carrera como cantantes. Dicho esto, vayamos con el primero de ellos.

 1 – El aparato respiratorio: El aparato respiratorio es el encargado de proporcionar la fuerza necesaria para crear el sonido que deseamos a través del aire espirado. Está formado por:

  • Las fosas nasales: Encargadas de calentar y filtrar el aire.
  • La caja torácica: Con capacidad de ensancharse para permitir la inspiración.
  • Los pulmones: Los principales órganos de la respiración.
  • El diafragma: Encargado de regular la presión del aire y nuestro eterno aliado en el canto.
  • Los músculos del tronco: Que nos servirán para ayudar al diafragma a realizar su función más eficazmente.

2 – El aparato fonador: Básicamente, es el encargado de transformar el aire en sonido. Está situado en la laringe, el órgano específico para la producción de sonido y en él se encuentran las cuerdas vocales. Las cuerdas vocales son dos pequeños músculos de cuya vibración al pasar el aire nace la voz. El espacio de abertura triangular que hay entre ellas se denomina glotis.

3 – El aparato resonado: Lo constituyen los órganos que amplifican y dan calidad al sonido.  Está formado por:

  • El paladar duro: Debido a su posicionamiento es el que recoge la mayor parte de la voz cantada. Algunas disciplinas de canto clásico consideran que en él se encuentra el denominado “punto de máximo impacto”.
  • El paladar blando: Situado a continuación del paladar duro, éste nos sirve para, al elevarlo, eliminar la nasalidad en nuestra voz y dotarla de brillo y belleza.
  • La cavidad Bucal: La cual nos ayudará en la sonoridad y la articulación.
  • La lengua y los labios: Con los que daremos infinidad de matices al sonido.
  • La faringe: Canal musculoso que variando de forma puede adaptarse a las necesidades de los sonidos.
  • Las cavidades óseas: Espacios diseminados por la cara y el tórax de los que nos valdremos para dotar a nuestra voz de resonancia y volumen.

          Al igual que nos parecería ridículo que un pianista no supiera qué es lo que hay dentro de la tapa de su piano, muchas personas salen a un escenario sin tener ni idea de qué está ocurriendo dentro de su cuerpo mientras cantan. Esto trae como consecuencia que, si por el motivo que sea, su voz ese día suena débil, nasal o sin brillo, son incapaces de percibir en qué están fallando y por lo tanto de corregirlo. Es por esto que, valiéndome una vez más de un símil, los cantantes no podemos conformarnos con ser los mejores pilotos de carreras sino que, además, debemos aprender a ser también los mejores mecánicos de nuestro propio coche.

           Dicho esto, espero que os haya resultado útil esta primera lección de canto y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

This entry was posted in Sin categoría and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

3 Comments

  1. Anahí Zena (Ani) 3 abril, 2017 at 10:27 am #

    Me ha gustado mucho y me parece muy útil, esperó que con sus lecciones pueda mejorar mi rendimiento como cantante , ya que, con 13 años, no tengo mucha idea de nada .

    • Manuel Edin 3 mayo, 2017 at 8:26 pm #

      Espero de corazón que te sean de ayuda Ani, mucho ánimo y gracias por visitar mi web. ¡Un saludo!

  2. Alicia Armanino 23 abril, 2018 at 10:13 am #

    Muy buena la enseñanza

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*