Tag Archives: Aprender a cantar por internet

LECCIÓN 8: Talento vs Esfuerzo

  LECCIÓN 8 - Talento vs Esfuerzo         ¡Muy buenas a todos! El artículo de este mes va a ser especial por dos motivos; por un lado porque, probablemente, acabará siendo más corto de lo que os tengo acostumbrados. Y por el otro, porque el tema del que voy a hablaros, aún guardando una estrecha relación, no tiene que ver directamente con el canto.

         No son pocos los alumnos que vienen a mis clases preguntando: «¿Tengo talento?», «¿Crees que sirvo para cantar?», «¿Estoy perdiendo el tiempo?» Y demás cuestiones por el estilo. Podría decirse que todas estas preguntas pueden resumirse en la siguiente: ¿Puede alguien sin talento conseguir algo con mero esfuerzo? Y mi respuesta en absolutamente todas las ocasiones siempre es y será la misma: Sí, sí y rotundamente sí.

           Lo repito tantas veces porque parece que hay personas que no quieren enterarse de esto. Y no lo digo sólo yo, grandes genios a lo largo de la historia me respaldan, siendo un gran ejemplo de esto Ludwig Van Beethoven con su célebre frase:

«El genio se compone de un 2% de talento y un 98% de perseverancia y aplicación»

           Y es que, como siempre me gusta decir; la perseverancia es el mayor de los dones. Y mi experiencia me ha demostrado que la falta de talento, que a priori puede parecer un inconveniente, en muchas ocasiones se transforma en la virtud de no rendirnos nunca, de ser incansables por alcanzar nuestras metas. Mientras que el virtuosismo desgraciadamente a lo que suele llevarnos es a ser arrogantes, vagos y conformistas.

           Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 7: La distorsión vocal

 

LECCIÓN 7 - La distorsión vocal           ¡Muy buenas a todos! Hoy quiero hablaros de un tema que muchos de mis alumnos, sobre todo aquellos que quieren dedicarse a cantar alguna rama del rock, me han estado pidiendo: la distorsión vocal. El roto de la voz o distorsión vocal no es algo que un estudiante de canto deba tomarse a la ligera. La principal causa de esto es que una mala ejecución de esta técnica puede arruinar tu voz para siempre. Por dicha razón, siempre aconsejo a mis alumnos no empezar a practicar esta técnica hasta haber cursado, al menos, tres años de técnica vocal y canto. Otro aspecto que me gustaría aclarar es el hecho de que algunas voces posean una distorsión natural. No voy a entrar a explicar la causa de esta, lo que sí quiero dejar claro es que esa distorsión no tiene nada que ver con lo que voy a hablaros hoy en este artículo; siendo la primera una característica tímbrica de algunas voces mientras que la segunda se trata de una técnica destinada a colorear una voz limpia con el fin de dotarla de un mayor cuerpo, potencia y agresividad. Por último me gustaría puntualizar que la técnica de distorsión que voy a proceder a explicar es la que yo utilizo más habitualmente, junto con algunos de mis vocalistas favoritos, pero en ningún caso quiere esto decir que sea la única, la mejor, ni la más utilizada.

           El primer paso para llevar a cabo una correcta distorsión vocal es comprender muy bien qué es y dónde se produce.  El roto de la voz es el fruto de la combinación de dos factores: un exceso de aire y la constricción de la zona de la laringe en la que se encuentran las bandas ventriculares, también llamadas cuerdas falsas. Esto quiere decir que para lograr que la voz se “rompa” deberemos aumentar la cantidad de aire impulsado desde el diafragma, estrechar el espacio comprendido entre las cuerdas falsas y hacer pasar dicho exceso de aire a través de ese hueco reducido. El resultado de esta serie de movimientos musculares será lo que comúnmente denominamos “distorsión vocal” o “voz rota”.

           Es importante subrayar que durante este proceso no deberemos NUNCA sentir molestias ni dolor en las cuerdas vocales, aunque sí las podremos sentir al principio en algunas zonas de la faringe.

           Para terminar me gustaría daros algunos consejos que, si bien algunos no están directamente relacionados con la ejecución del roto, sí que os facilitaran mucho las cosas y evitarán posibles lesiones mientras lo estáis practicando:

  • La mejor forma de aprender a romper es imitando a buenos cantantes.
  • Procura permanecer lo más relajado/a posible.
  • Practica con el registro medio antes de atreverte a romper notas altas o graves.
  • No rompas nunca una nota que no puedas cantar con comodidad en limpio.
  • La distorsión vocal requiere un exceso de aire no un exceso de fuerza.
  • Y por último y más importante:

No quieras aprender a romper lo que aún no has aprendido a cantar.

          Y esto es todo por esta vez. Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 6: Fallos vocales más frecuentes [Parte I]

 LECCIÓN 6 - Fallos vocales más frecuentes          ¡Muy buenas a todos! Espero que estéis cumpliendo los propósitos de año nuevo y no os hayáis olvidado de ellos a la primera de cambio (como ha hecho un servidor…) ¡Ejem! Bueno, vayamos a lo que nos ocupa. Este mes quiero hablaros de los fallos vocales más frecuentes y sobre cómo solucionarlos. Como este tema es extenso, he decidido dividirlo en dos partes, por lo que si tu caso en particular no aparece en este artículo, permanece atento a futuras entradas porque seguro acabaré escribiendo sobre él en futuras lecciones. Dicho esto y sin más dilación, vayamos con el primero de ellos:

FALLO 1: Sonido lanudo. Este sonido se produce cuando se escapa demasiada respiración y suena muy poca voz. Este problema se debe a que al alumno, o bien se le escapa demasiado aire a través de las cuerdas vocales o no hay un apoyo diafragmático suficiente o, tal vez, ambas cosas. Si las cuerdas vocales no están lo bastante juntas, el aire se escapa entre ellas; si la presión de la columna de aire desde los pulmones hasta las cuerdas no está siendo apoyada por el diafragma, la presión del aire dentro de los pulmones caerá. Cualquiera de estas situaciones dará lugar a este extendido fallo vocal. La solución a este defecto está en cuidar mucho el ataque de la nota, poniendo mucha atención a que las cuerdas vocales se encuentren apropiadamente cerradas y en que el apoyo diafragmático sea el necesario.

FALLO 2: Sonido distorsionado. Este sonido se produce cuando la garganta se cierra, provocando la vibración de las bandas ventriculares. Esto puede producirse por varios motivos pero el principal es la ausencia de un correcto apoyo diafragmático. Mis alumnos ya conocen de sobra este ejemplo pero para todos los demás ahí va: Imaginaos que estáis regando unas flores lejanas con una manguera. En dicha situación, por mucho que alarguemos el brazo, el chorro de agua no llega a dichas flores y nos es imposible acercarnos más debido al terreno. Llegados a este punto ¿qué opciones tenemos? Pues muy sencillo, nuestras opciones son dos: O bien nos volvemos al grifo de la manguera y lo abrimos a tope para aumentar la potencia con la que sale el agua o bien, sin necesidad de movernos, apretamos el tramo final de la goma para que, al haber menos espacio, el agua salga con más presión y por lo tanto llegue más lejos. Y ustedes se preguntarán: ¿Qué tiene que ver esto con el canto? Pues muy sencillo, exactamente esas dos opciones tiene nuestro cuerpo a la hora de alcanzar una nota a la que no llegamos cómodamente. O bien recurrimos al diafragma para que nos mande el aire con más potencia o bien cerramos la garganta para, al reducir el espacio, conseguir que alcance una mayor presión. He de añadir que hay ocasiones en los que este fallo también se debe a una falta de elevación del velo o de descenso de la laringe así como casos en los que, mediante un cierre más efectivo de las cuerdas, no sentiremos la necesidad de aumentar el apoyo diafragmático para conseguir los mismos resultados.

FALLO 3: Voz apagada y sin brillo.  Tanto la causa como la solución de este fallo vocal no tiene mucho misterio. Es el resultado de la no utilización de los resonadores que disponemos. Cuanto más usemos estos resonadores, más brillante y colorida resultará nuestra voz. Pregunta a tu profesor de canto por ejercicios de resonancia específicos si es este tu problema y no te preocupes ¡tiene fácil solución!

           Y con esto terminamos la lección de este mes. Como siempre espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 5: El ataque y la terminación de las notas

LECCIÓN 5 - El ataque y terminación de la nota           ¡Muy buenas a todos! Antes que nada quería desearos un feliz año nuevo y espero que os hayáis hartado de cantar estas navidades (aunque sean villancicos). Dicho esto vamos a adentrarnos en el tema que nos ocupa en esta ocasión.

          El modo de iniciar y terminar una nota es un aspecto claramente decisivo para una buena técnica vocal. Tanto es así, que el “ataque” implica no sólo el movimiento de las cuerdas  vocales, sino también la posición de la lengua, la elevación del paladar, la presión ejercida desde el diafragma, etc. Y lo mismo podría decirse de la “terminación” de esta.  Son muchos los movimientos físicos que se producen en dichos momentos y la modificación de cualquiera de ellos alterará el sonido resultante.

           Vale, vayamos por parte entonces. Imagina que vas a empezar a cantar una frase. He aquí algunas de las cosas a las que deberemos prestar atención:

  • Audición mental del sonido: Si empezamos a cantar sin tener clara la primera nota, es posible que el inicio de esta resulte tembloroso o desafinado. Para evitar esto, durante los primeros compases de la introducción, trata de imaginar el tono exacto de la primera nota en tu mente.
  • Lengua y garganta: La mejor posición para la lengua es relajada sobre el suelo de la boca. Si a la hora de empezar a cantar tenemos la lengua levantada, retirada hacia la garganta o adelantada, ésta interferirá en la posición de la laringe afectando a su libertad de movimiento y cambiará el sonido de nuestra voz. La garganta y la mandíbula deberán estar relajadas y naturales, sin tensiones ni rigideces. Por último el paladar blando deberá estar elevado, el grado de elevación dependerá del estilo que estemos cantando y de la altura de la nota, pero independientemente de estos factores el ataque de la nota deberá producirse siempre desde la posición de “inicio de bostezo” de la que tanto se habla en canto clásico.
  • Acción de las cuerdas vocales: Como ya vimos en la primera lección, las cuerdas vocales se hallan en la laringe. Piensa en ellas como unas contraventanas. Mientras respiramos, se abren dejando entrar y salir el aire, pero cuando nos disponemos a cantar, las contraventanas se cierran y sólo dejan pasar un resquicio de luz entre ellas. La presión de la columna de aire que queda debajo de las cuerdas las hace vibrar y se produce el sonido. Este mecanismo es muy delicado y puede dañarse fácilmente si atacamos las notas de forma agresiva habitualmente. El sonido nunca debe explotar repentinamente, por el contrario deberemos procurar que este se produzca siempre de forma gradual y delicada.
  • Apoyo diafragmático: Como en cualquier otro momento del canto, pero más especialmente en este, debemos asegurarnos de que la nota que estamos a punto de emitir reciba el apoyo diafragmático necesario; sin pasarnos ni quedarnos cortos. Con esto conseguiremos no sólo dotar a la nota del brillo, afinación y proyección que necesita, sino también evitar que la garganta se cierre interfiriendo así en el sonido que buscamos.

           En cuanto a la terminación de las notas, el sonido debe desvanecerse hasta que se detenga de modo natural. Una finalización precipitada o demasiado brusca despertará en el oyente la sensación de que el cantante no ha sido capaz de acabar la frase, ya sea por falta de aire o cualquier otro motivo, estropeando lo que hubiera sido una línea bien cantada.

           Y con esto me despido por este mes, como siempre espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 4: La postura corporal

LECCIÓN 4 - La postura corporal

           ¡Muy buenas a todos! Este mes quiero hablaros sobre la apostura que debemos adoptar cantando y el por qué de esta. Mientras cantamos, se producen en nuestro cuerpo multitud de movimientos musculares. Muchos de estos movimientos los hemos incluso estudiado el mes pasado en la lección dedicada a los tipos de respiración. Es por este motivo, que nuestro canto puede verse gravemente afectado si nuestra postura impide o dificulta dichos movimientos. La actitud del cantante podría resumirse en tres sencillos puntos:

  • Postura erguida: Mientras cantamos debemos tener la sensación de caminar erguidos que tienen algunas modelos cuando caminan con un libro sobre la cabeza. También deberemos mantener los hombros bajados como si lleváramos una pesada mochila sobre la espalda. En caso de cantar sentados, intentaremos conseguir una postura lo más parecida posible a estar de pié. Esto frecuentemente se consigue sentándonos al borde de la silla.
  • Equilibrio: La actitud de un cantante debe ser la de una persona dispuesta a afrontar un esfuerzo físico, un esfuerzo que va a ir variando y que puede volverse inesperadamente exigente en determinados momentos. Es por esto que dicho estado de alerta debe verse reflejado en la posición que adoptamos a la hora de cantar. Cuando nuestro cuerpo se encuentra en una situación de desequilibrio, nuestro cerebro debe dedicar una parte de su atención a que no nos caigamos, atención que un cantante debería estar dedicándole al correcto apoyo del aire, la afinación, colocación, etc. Por esta razón, mientras cantamos, nuestro cuerpo deberá estar bien asentado en el suelo, con las piernas entreabiertas, en una posición cómoda y las rodillas ligeramente flexionadas. A esta posición, algunas corrientes de técnica vocal como el Estill Voice Craft la denominan “anclaje”.
  • Vista al frente: Por último, nuestra cabeza deberá permanecer recta, con la vista al frente, aunque ligeramente inclinada hacia abajo para facilitar el acceso del sonido a los resonadores de cabeza. Infinidad de veces intentamos mover nuestra voz utilizando otras partes de nuestro cuerpo: marcando el ritmo con la mano, estirando el cuello para sonar más fuerte, mirando hacia arriba para llegar más alto, etc. Con esto lo único que conseguimos es interferir en la correcta proyección del sonido.

           Para terminar os traigo dos truquitos para empezar a corregir estas malas posturas. El primero es imaginaros que os van a lanzar una pelota ¿Qué posición adoptarías si quisierais aseguraros de que vais a atraparla? Probablemente hayáis separado las piernas, puesto recta la espalda y flexionado las rodillas, porque esa es la posición en la que nuestro cuerpo se siente más seguro y preparado para la acción.

           El segundo truco es pensar que nuestra voz sólo existe fuera de nuestro cuerpo. Está claro que no podemos dejar de sentir las vibraciones que se producen en nuestro interior, pero sí que podemos visualizar nuestra voz unos palmos por delante de nosotros, a la altura de los ojos. De esta manera podremos imaginarnos que dibujamos con la voz en el aire, en vez de maniobrar con ella dentro de nuestro cuerpo.

           Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 3: Tipos de Respiración

           ¡Muy buenas a todos! Este mes me gustaría hablaros sobre cómo debe respirar un cantante y las diferentes formas que existen de hacerlo. La mayoría de profesionales de la voz coinciden en situar la respiración como uno de los pilares del canto y, aunque hay que ser conscientes de que no es el único, esto es algo con lo que también estoy muy de acuerdo. No voy a pararme a explicar la importancia de la respiración en el canto, ya que considero que eso es algo que deberás aprender en clase a medida que se aborden los diferentes ejercicios de respiración diafragmática. En lugar de eso, me gustaría pararme a reflexionar sobre las diferentes formas de respirar y sobre la mayor o menor efectividad de estas. Dicho esto, vamos con la primera de ellas.

LECCIÓN 3 - Tipos de Respiración

  • Respiración Clavicular o Superior: ¿Cuál mejor para empezar que aquella que todo alumno trae consigo en su primera clase de canto? La respiración clavicular se distingue porque, a medida que inspiramos, se produce un movimiento ascendente de los hombros y la clavícula. En esta respiración, concentramos la mayor cantidad de aire en la parte alta de los pulmones. Esta es de lejos la peor y más desaconsejable forma de respirar de todas. Los pulmones tienen forma triangular: son más anchos por la base que por la parte superior. Por lo que, mediante esta respiración, estaremos dando prioridad a la zona más estrecha y desaprovechando la ancha. Además de esto, en muchos casos la respiración superior nos predispone a la constricción y a crear tensiones indeseadas. Como podréis imaginar, eso es lo último que necesita un cantante.
  • Respiración Abdominal o Inferior: Desde este momento comenzamos a enumerar los tipos de respiración beneficiosas para el canto y, por qué no decirlo, para mantener una mejor salud en nuestro día a día. Distinguiremos la respiración abdominal o inferior gracias a que, cuando esta se realiza, percibimos como aumenta el tamaño del abdomen a medida que inspiramos. En esta ocasión, ni los hombros ni la clavícula se ven desplazados y la zona ancha de los pulmones quedará completamente ocupada por el aire inspirado. Hay que añadir que para aquellas personas que poseen mucha elasticidad en los músculos del abdomen esta podría no ser el tipo de respiración más recomendada.
  • Respiración Intercostal: Estaremos realizando este tipo de respiración cuando, durante la inspiración, nuestras costillas inferiores se desplacen hacia afuera. Al igual que ocurre en la respiración abdominal, ni los hombros ni la clavícula deberán moverse.
  • Respiración Lumbar: Por último, pero no menos importante, tenemos la respiración lumbar. Esta respiración, aunque menos apreciable que las otras, también podremos identificarla. Para ello nos sentaremos sobre una silla firme de respaldo recto, dejando los brazos sueltos y separando los codos de los costados del pecho. Sin mover los hombros ni separar la espalda de la silla, tomaremos una respiración profunda tratando de expandir los pulmones de forma que la espalda se hinche y presione contra la silla. En caso de notar esto, habremos realizado correctamente una respiración lumbar.

           Los más avispados ya os habréis dado cuenta de que resulta muy difícil, si no imposible, llevar a cabo alguna de estas respiraciones anteriores sin incluir involuntariamente otras. Es por este motivo que a la suma de las respiraciones: abdominal, intercostal y lumbar le daremos el nombre de: Respiración diafragmática. Pues todas ellas implican la expansión del diafragma y un mayor aprovechamiento de la capacidad pulmonar.

           Dicho esto, ahora os toca a vosotros distinguir qué tipo de respiración realizáis en vuestras sesiones de canto y poneros manos a la obra si no es la más adecuada. Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 2: El cuidado de la voz

           ¡Muy buenas a todos! Hoy quiero responderos  a una pregunta que todo alumno de canto termina haciéndose en uno u otro momento de su carrera: «¿Qué puedo hacer para cuidar mi instrumento y que me dure lo máximo posible?».

  Blue rope.         Antes que nada, para que comprendais la importancia de esto, me gustaría compartir con vosotros una pequeña historia personal. Una vez, teniendo no más de 16 años, asistí al concierto de una de mis bandas locales favoritas por aquel entonces. Resultó que el grupo estaba a punto de disolverse y habían tenido el detalle de dar un último concierto de despedida para sus fans. A pesar de que, debido a la venta de alcohol, no estaba permitida la entrada a menores en aquella sala, me las ingenié para conseguir una entrada y estar en primera fila para el día del concierto. Pero no estoy aquí para contaros mis batallitas así que iré al grano. En mitad del concierto escuchamos lo que pareció un golpe grave y estruendoso procedente de uno de los amplificadores. Todos nos sobresaltamos y de repente la banda dejó de tocar. Pronto descubrimos lo que había pasado; una de las cuerdas del bajo había saltado en pedazos. Un encargado de la sala subió al escenario, les dio una cuerda de repuesto y en cuanto estuvo de nuevo puesta y afinada, el concierto continuó con normalidad.

           Aquí acaba mi pequeña historia, pero ahora me gustaría haceros una pregunta: ¿Qué hubiese pasado si en vez de estropearse el instrumento del bajista hubiese sido el del cantante? ¿Habrían podido continuar con el concierto como si nada al cabo de algunos minutos? Y es que, a todo estudiante de canto le llega el duro momento de darse cuenta de que en las tiendas de música no venden recambios de cuerdas vocales.

           Pero volviendo a la pregunta que nos hacíamos al principio: «¿Qué puedo hacer para cuidar mi instrumento y que me dure lo máximo posible?» Aquí tienes la respuesta:

  • Mantén tu voz hidratada: La deshidratación vocal a menudo acarrea disfonías y desgaste de las cuerdas vocales; más si abusamos de ellas. La buena noticia es que, para evitarlo, lo único que tenemos que hacer es procurar tener siempre una botella de agua a mano.
  • Mantén tu voz descansada: La voz sólo se repara mientras dormimos. Debido a la conexión que existe entre las cuerdas vocales y el oído, estas se activan ante los sonidos que escuchamos haciendo el reposo casi imposible incluso aunque permanezcamos en silencio. Así pues, procura dormir de 8 a 10 horas en circunstancias normales y entre 10 y 12 si necesitas recuperarte de grandes esfuerzos vocales, tales como largas sesiones de ensayo, conciertos, etc. Y todo esto, claro está, en un buen horario. De nada sirve dormir 10 horas si has estado de fiesta hasta las 6 de la mañana.
  • Mantén tu voz saludable: Sustancias como el alcohol, el café o el tabaco deshidratan, dañan e irritan las cuerdas vocales. No hay mucho que decir al respecto ya que estaréis hartos de oír lo dañinas que son estas sustancias para el organismo. Simplemente debemos recordar que las cuerdas vocales no son una excepción.

           La mayoría de los males más comunes que afectan a nuestra voz están relacionados con uno o varios de estos tres factores. Por supuesto, una mala técnica vocal también podría considerarse una causa de riesgo, pero quiero pensar que os habréis puesto en manos de un profesional de la voz capaz de evitarlo.

           Espero que os haya resultado útil este artículo y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

 

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

LECCIÓN 1: El instrumento vocal

LECCIÓN 1 - El Instrumento Vocal

           ¡Muy buenas a todos! En esta, mi primera lección teórica, me gustaría hablaros sobre el único instrumento que nunca vais a poder olvidaros en casa, la voz. Del mismo modo que una guitarra se divide en tres partes fundamentales (cabeza, mástil y caja) el instrumento vocal también consta de tres grandes partes, o mejor dicho aparatos, que nos resultará de gran utilidad conocer en nuestra carrera como cantantes. Dicho esto, vayamos con el primero de ellos.

 1 – El aparato respiratorio: El aparato respiratorio es el encargado de proporcionar la fuerza necesaria para crear el sonido que deseamos a través del aire espirado. Está formado por:

  • Las fosas nasales: Encargadas de calentar y filtrar el aire.
  • La caja torácica: Con capacidad de ensancharse para permitir la inspiración.
  • Los pulmones: Los principales órganos de la respiración.
  • El diafragma: Encargado de regular la presión del aire y nuestro eterno aliado en el canto.
  • Los músculos del tronco: Que nos servirán para ayudar al diafragma a realizar su función más eficazmente.

2 – El aparato fonador: Básicamente, es el encargado de transformar el aire en sonido. Está situado en la laringe, el órgano específico para la producción de sonido y en él se encuentran las cuerdas vocales. Las cuerdas vocales son dos pequeños músculos de cuya vibración al pasar el aire nace la voz. El espacio de abertura triangular que hay entre ellas se denomina glotis.

3 – El aparato resonado: Lo constituyen los órganos que amplifican y dan calidad al sonido.  Está formado por:

  • El paladar duro: Debido a su posicionamiento es el que recoge la mayor parte de la voz cantada. Algunas disciplinas de canto clásico consideran que en él se encuentra el denominado “punto de máximo impacto”.
  • El paladar blando: Situado a continuación del paladar duro, éste nos sirve para, al elevarlo, eliminar la nasalidad en nuestra voz y dotarla de brillo y belleza.
  • La cavidad Bucal: La cual nos ayudará en la sonoridad y la articulación.
  • La lengua y los labios: Con los que daremos infinidad de matices al sonido.
  • La faringe: Canal musculoso que variando de forma puede adaptarse a las necesidades de los sonidos.
  • Las cavidades óseas: Espacios diseminados por la cara y el tórax de los que nos valdremos para dotar a nuestra voz de resonancia y volumen.

          Al igual que nos parecería ridículo que un pianista no supiera qué es lo que hay dentro de la tapa de su piano, muchas personas salen a un escenario sin tener ni idea de qué está ocurriendo dentro de su cuerpo mientras cantan. Esto trae como consecuencia que, si por el motivo que sea, su voz ese día suena débil, nasal o sin brillo, son incapaces de percibir en qué están fallando y por lo tanto de corregirlo. Es por esto que, valiéndome una vez más de un símil, los cantantes no podemos conformarnos con ser los mejores pilotos de carreras sino que, además, debemos aprender a ser también los mejores mecánicos de nuestro propio coche.

           Dicho esto, espero que os haya resultado útil esta primera lección de canto y que continuéis atentos a futuras entradas. ¡Un saludo y hasta pronto!

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

PRESENTACIÓN: Un poco sobre mí

INTRODUCCIÓN - Un poco sobre mí

            ¡Muy buenas! Hoy quiero darte la bienvenida a Emevocalcoach.com. Esta web te será de gran utilidad tanto si ya eres uno de mis alumnos como si estás dispuesto a sumergirte en el hermoso mundo de la técnica vocal y el canto. Desde este momento eres libre de navegar por mi web y escudriñar todos sus pequeños rincones pero, si aún tienes un poco de tiempo y te apetece dejarte llevar por la curiosidad, me gustaría que te quedaras a escuchar un poquito sobre mi historia y cómo llegué a ser entrenador vocal.

            He formado parte de bandas y agrupaciones desde que tenía dieciséis años. Pero por alguna razón, tocar sobre un escenario delante de miles de personas nunca ha sido mi sueño. Yo aspiraba a conocer mi instrumento, a comprenderlo y dominarlo hasta el virtuosismo, del mismo modo que grandes figuras como Frédéric Chopin o Niccolo Paganini habían logrado hacer a lo largo de la historia. Y no fue hasta que reuní el valor necesario para admitir esto, que pude embarcarme de lleno en esta continua búsqueda de sensaciones respiratorias y acústicas que es el estudio del canto desde su aspecto técnico.

            Empecé mi carrera musical tarde, a la edad de quince años. Sentado sobre una vieja banqueta enfrente de un polvoriento piano. En aquella época ni siquiera había considerado el canto como una opción. Y ese es un error que la mayoría de nosotros cometemos, no pensar en la voz como un instrumento más. Un instrumento que requiere del mismo tiempo, dedicación y cuidados que un piano o un violín. Pero volviendo a mi historia. El tiempo pasaba rápido, las horas de ensayo dieron su fruto y un buen día se me presentó la oportunidad de entrar a formar parte de una banda local de Rock llamada «Random». Me lo pasaba genial tocando con ellos. Pero allí, desde la esquina del local, con las manos puestas sobre un viejo Yamaha prestado, observaba al cantante y sentía que algo no iba bien dentro de mí. Yo quería sentir esa explosión de adrenalina, quería sentir la música naciendo desde el interior de mis pulmones y no a través de mis dedos. Aquel día comprendí que nunca llegaría a ser un gran pianista. Poco después de aquella revelación abandoné el grupo. Llamé a tres amigos, alquilamos un garaje y fundé mi primera banda de Rock. Por supuesto, esta vez conmigo como vocalista. Ese podría decirse que fue el comienzo de mi carrera o, al menos, el día en que descubrí lo que era sentir verdadera pasión por tu instrumento.

          No me quiero despedir sin antes darte la enhorabuena por haber llegado hasta aquí y, al menos, plantearte la opción de estudiar canto. Puede que sea la mejor decisión que hayas tomado en tu vida, en mi caso lo fue.

 

Manuel Edin

Posted in Sin categoría Also tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |